Max y Moritz

max y moritz

A: Wilhelm Busch   I: Wilhelm Busch   E: Impedimenta, 2012 (1ªE: Alemania, 1865)

Genial, genial, ¡genial! ¡Qué alegría! ¡Qué alboroto!…

Nos encanta presentaros álbumes como el de hoy. No sabemos si solemos ser tan efusivos pero queríamos dejar claro que esta “historieta en siete travesuras” nos ha encantado. De verdad de la buena.

Nos hemos partido de risa con Max y Moritz. Todos. Los cinco (nos atrevemos a decir que el más pequeño de la familia KIRIAKI se desternillaba de nosotros, en vez de por la historia pero, ¡que más da!, el caso es que nos ha alegrado la tarde a la familia al completo)

No nos extraña en absoluto que, en Alemania, esta obra sea el clásico de los clásicos de la literatura infantil. Ni nos extraña que, tal y como reza la “introducción para incrédulos”, aún hoy en día sea común citar versos de esta obra (nosotros ya nos hemos apropiado de alguno en su versión castellana, buenísima traducción, a nuestro modesto entender)

Bueno, entrando en materia, ahí va la historia:

“¡Ay, los niños revoltosos

suelen ser los más famosos!

Max y Moritz, por ejemplo:

Dos pícaros como un templo”

Dos pequeños diablillos, dignos hijos de Belcebú, ayudantes del Maligno, aprendices de Satanás. No se les ocurre idea buena.

La primera fue fatal, la segunda, otra que tal…

Así, de una en una y hasta la séptima, planean y ejecutan travesura tras travesura: Una original (y cruel) manera de acabar con cuatro aves a la vez; una pesca poco común (“la pesca del pollo asado es un deporte arriesgado”); el sutil pero efectivo sabotaje de un puente de madera; la conversión de una pipa en un colosal petardo; la asquerosa ocurrencia de llenar una cama de insectos impertinentes; el goloso intento de zamparse todo lo zampable en la pastelería de un pueblo germano; y la séptima y última, la gota que colma el vaso, la travesura que los condena.

Quisieron ser los peores pero…la avaricia rompe el saco (en sentido literal).

Nos hemos muerto de risa gracias a sus ocurrencias pero no hemos lamentado su trágico final: ha sido digno de su suprema maldad.

“Del uno al otro confín,

nadie lamentó su fin […]

¡Se acabó lo que se daba!

¡¡Quién mal anda, mal acaba!!”

Las ilustraciones son tan geniales como el texto. Un álbum total. Formato, texto, ilustraciones, edición. Además, con una octava historieta de propina (esto es mejor que las mejores ofertas…)

Aún no sabemos lo que nos queda por descubrir este curso pero, seguro, seguro, seguro que el que hoy os presentamos es un de los de la lista de nuestros preferidos de 2014-2015.

¿Os hemos convencido?, esperamos que sí.

Anuncios

2 pensamientos en “Max y Moritz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s