Manolito Gafotas

manolito gafotas tapos sucios

A: Elvira Lindo I: Emilio Urberuaga   E: Alfaguara, 1997

Ya estamos otra vez aquí tras una semana “en blanco”. El miércoles pasado no hubo cole, y si no hay cole, no hay KIRIAKI. Así somos.

Como buenos habitantes de provincias, aprovechamos para acercarnos unos días a la capital. Y hablando de lo que nos ocupa, ¡cuántos libros vimos en la gran ciudad! ¡Cuántas las oportunidades de conseguir libros a un módico precio! Y, todo hay que decirlo ¡qué libros más carisísimos los recién salidos de las editoriales!

Bueno, que nos liamos. Qué mejor álbum para comentar a nuestra vuelta de la cuna de los chulapos que Manolito Gafotas, el rey de Carabanchel (Alto). Todavía no nos explicamos por qué extraño fenómeno de la casualidad no había caído hasta ahora en nuestras manos ningún ejemplar de las memorias tontunas de Manolito, el hermano del Imbécil, el mejor amigo del Orejones, el hijo de la Cata, alumno de la sita Asunción y el amigo especial de Melody (sí, sí, querido Word, tu corrígelo, pero existir existe) Martínez. Seguramente muchos de vosotros ya lo conoceréis (afortunados vosotros) pero nosotros lo hemos descubierto recientemente (afortunados nosotros).

Frases como: “después se metieron en mi cama con las botas llenas de tierra y todo, y mi madre entró en la habitación y les echó a la calle tratándolos tan mal como si fueran sus propios hijos” o “era la tercera vez que participaba en el belén viviente y estaba bastante contento porque éste era el primer año que me había tocado hacer de persona” nos han llegado al corazón. Nos han hecho sonreír y, más difícil todavía, reír, y lo hemos sentido cercano gracias a las referencias al “¿Quién sabe dónde?” de Paco Lobatón, a la fuerza de Schwarzenegger o al recuerdo de “Estrenos TV”, cuando Manolito muy gráficamente relata que, un día que se encontraba enfermo, su madre se portó con él como una de esas madres que salían en las películas de Estrenos TV, hasta tal punto que parecía rubia y todo.

Bueno, resumiendo, que los churumbeles de KIRIAKI son pequeños aún para leer “Manolito Gafotas” pero que lo tendrán esperando en la estantería con la esperanza de que pasen con él tan buenos ratos como nosotros.

El spanish Pequeño Nicolás. Menos patio de cole pero más barrio.

Nos gusta ella, Elvira, su pareja y su creación de barrio cañí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s