La gran pregunta

la gran pregunta

A: Wolf Erlbruch I: Wolf Erlbruch E: Editorial Kokinos, 2005

Hoy os traemos un pensamiento filosófico para niños. El mismo autor de “Los cinco horribles” e ilustrador del gran “El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza”, vuelve a tratar una cuestión fundamental, LA gran pregunta. Si ya se preguntó (y nos hizo preguntarnos) por las heces del reino animal, ya sólo quedaba una cuestión: ¿para qué estoy en la tierra? Bien, la pregunta no se llega a hacer en el álbum pero, cada doble página, un personaje, animal o cosa nos da su respuesta.

Estamos en la tierra para celebrar nuestro cumple, para aullar a la luna o para ronronear; un poco por los ratones, para obedecer o para comer bien. Estamos aquí…para estar, para amar la vida, para navegar por todos los mares.

Pues eso, ¿para qué estamos?, pues para todo eso y para muchas más cosas que se nos ocurrirán según vayamos creciendo. El autor tiene el detalle de adjuntar unas hojas de un bloc al final del álbum para que los pequeños vayan anotando futuras fechas con futuras respuestas. También los adultos las seguimos anotando.

Las ilustraciones de Wolf son increíbles, como siempre (nos encantan los collage), rotundas y sugerentes.

Nos ha gustado esta oportunidad de trascender. No todo es pensar en la carta de regalos de Navidad (que también…)

Buscando a “Los dos osos”

IMG_7729pequeña

¡Eh! ¡Hola! ¡Estamos aquí!

Somos esas dos bestias peludas bajo la hojarasca del bosque de Verkami. Es un bosque lleno de fieras feroces, todas atractivas, todas interesantes. Nuestra cueva está hacia el final de la calle; es un hogar provisional, en doce días nos mudamos. Nuestro futuro es incierto, pero estamos contentos, nos gusta caminar, nos gusta el camino.
Estáis invitados a conocer nuestra guarida, aquí os dejamos nuestra dirección, ¡nos encanta enseñar nuestra casa!

https://www.verkami.com/projects/13155-los-dos-osos
Muchas gracias a todos los que ya nos habéis visitado, nos estamos sintiendo muy acompañados.
Un abrazo y ¡hasta pronto!

Me gustan los animales

me gustan los animales

A: Dahlov Ipcar I: Dahlov Ipcar E: Silonia, 2015 (1ªE: Borzoi Book por Alfred A.Knopf Inc, 1960)

“Me gustan los animales” es una declaración de amor en toda regla al reino animal al completo.

– Me gustan los animales, a mí, no hace falta que te diga mi nombre, estoy aquí ilustrado, el único niño que ves en el álbum; sí, el de la ropa sesentera: jersey de cuello alto y pantalones de campana-.

Y le gustan tanto que ya tiene claro qué será de mayor: dueño de un zoo, propietario de una tienda de mascotas, granjero o leñador. Y a lo largo de todo el álbum nos relata de forma exhaustivísima los cientos de miles de animales con los que conviviría en cada profesión.

Saltamontes, hipos y rinos, ocelotes, búfalos medusas y estrellas de mar; colibríes, camellos y elefantes, pelícanos, tucanes y flamencos, bongos, órices, kudús y okapis (prometemos que todos son animales); serpientes, monos, leopardos, gatas, perritos, exóticos peces; caniches, bulldogs, perros salchicha, cobayas, conejos y ratones; tortugas, pájaros miná, caimanes, ovejas, cerdos, pollos, patos y gansos; mofetas, ciervos, zorros, ardillas voladoras…Si os han parecido muchos, esperad a leerlo…

Pero el chaval está resignado, eso será cuando sea mayor; por ahora solo tiene: cinco peces, dos tortugas, un beagle, un boxer y tres gatos, una salamandra, un periquito y un bote lleno de hormigas. Una rana, un escarabajo y un ratoncillo. Vemos esto en nuestra casa y nos da un jamacuco, pero a él le parece poco …

Las ilustraciones, de vivos colores y tintas planas, están atiborradas de composiciones que han llenado nuestra mente del reino animal al completo. Se trata de la reedición del álbum original, que Ipcar ilustró con planchas litográficas perdidas hace años. Está claro que esta señora conocía a los animales. A todos.

Un gracioso animalario. Ahora encontramos muchos (preciosos, grandes formatos, meticulosas ilustraciones), pero éste es fresco, atiborrado de bichos, con interesantes y arriesgadas composiciones. Y es de los 60, no creemos que entonces hubiese tantos.

¡Genial la exótica jaula de aves del zoo y los animales nocturnos del bosque!

¡A por él!

Cantando con “Los dos osos”

¡Hola otra vez! Hoy estamos en el ecuador de la campaña, tenemos ante nosotros 20 apasionantes días para lograr nuestro objetivo final. Nuestros queridos osos, ajenos a los plazos y las prisas, siguen caminando al son de una magnífica canción de Richard Hawley que os recomendamos que escuchéis en el vídeo que os traemos hoy.

¡No os quedéis sin vuestros osos!
https://www.verkami.com/projects/13155-los-dos-osos
Un abrazo a todos y ¡gracias!

El motín de Moti Guj

el motin de moti guj

A: Rudyard Kipling I: José Mª Gallego E: Editorial Rey Lear, 2010 (1ªE: 1891)

La amistad-devoción-servilismo de una bestia salvaje por su dueño borracho, juerguista y mentiroso, no parece, así de entrada, un argumento muy apropiado para un libro infantil ¿eh?, pues leed, leed, a ver que os parece. Os daréis cuenta de que los pequeños que nos rodean no son ni tan blandengues, ni tan escandalizables, ni tan inflados de prejuicios como los adultos que los acompañamos (gracias al cielo…)

Bueno, y le tenéis que dar una oportunidad, también, porque la historia en cuestión es de Rudyar Kipling.

Moti Guj, un gigantesco elefante, no puede vivir sin Deesa, su cuidador, su conductor, su mahout. Será porque le quiere o porque comparte con él juergas y alcohol pero el hecho es que cuando Deesa se aleja de él, Moti Guj pierde motivación, se enfurruña y se aplatana. Añora las “palizas salvajes y las caricias salvajes” de su amo (toma frasecita políticamente incorrecta, con un par)

Le producía una nostalgia infinita el recordar los almibarados halagos con los que Deesa acariciaba sus orejas: “joya de todos los elefantes”, “lirio de la manada”, “ser delicioso”, “luz de mi corazón”, “montaña de poder”…

Hasta que con la vuelta de su amo (tras más de una semana de borrachera extrema) se vuelven a alinear los planetas y el orden natural se impone, volviendo a unir estas dos tremendas fuerzas imantadas: la extraordinaria bestialidad del paquidermo y la lujuriosa sed de diversión de su señor.

La ilustración de José Mª Gallego, con aire de caricatura, potencia la ironía y el sentido del humor del texto, ridiculizando y quitando hierro al drama pasional.

Muy divertido si disfrutas de las exageraciones y las bromas salvajes; un horror si te pones en plan “protectora de animales”.

Muy recomendable. Una buena experiencia literaria.

PD. Una vez más, agradecemos a una de las “tomasas” la idea de hablar sobre este álbum, ¡gracias Mari Paz!

De paseo con “Los dos osos”

IMG_7726p

¡Y aquí volvemos con nuestro parte semanal!
Estos días nos hemos ido de paseo con nuestros osos y nos han enseñado su bosque. Nos han vuelto a repetir que estarían encantados de conocer vuestro hogar.
Siguen caminando poquito a poco en Verkami y se asoman a KIRIAKIbooks en busca de lecturas que alivien su invierno.
Aquí os dejamos la dirección de su casa:

https://www.verkami.com/projects/13155-los-dos-osos

Un abrazo a todos y ¡a seguir leyendo!

Los cinco horribles

los cinco horribles

A: Wolf Erlbruch I: Wolf Erlbruch E: Editorial Juventud, 2001 (1ªE: Peter Hammer Verlag GmbH, Wuppertal, 1997)

Hemos descubierto esta joya gracias a nuestra bibliotecaria.

Los cinco horribles son cinco animales repugnantes que no suelen salir bien parados en otras historias: un sapo viscoso, una rata de voz chirriante, un siniestro murciélago, una araña (la repugnancia hecha insecto) y una hiena cochambrosa que se ríe de todo quisqui.

La cosa no puede empezar peor: nos encontramos a la rana compadeciéndose de sí misma, mirando con atención su geta verrugosa en un pedazo de espejo. Aparece la rata, desagradable a más no poder, envuelta en un abrigo talla “el difunto era mayor” y una chistera con la tapa abierta, soltando pesimistas comentarios e insultando a quien se le ponga por delante, como por ejemplo, al murciélago. A este último le falta tiempo para enzarzarse en una discusión con la asquerosa araña y en medio de esta agradable camaradería aparece la hiena, cortando de raíz la patética bronca.

Ahí está, con sus horribles manchas cutáneas y su malograda reputación, poniéndole buena cara a la vida y riéndose en cuanto tiene ocasión. Les hace comprender que no importa lo que piensen de ellos, que da igual que sean guapos o feos y que lo que importa es lo que uno haga, para sí mismo y para los demás. Toma ya.

Y así, sin más, comienza a tocar unas notas de jazz con su saxofón. Lo siguiente es animar a esta deprimida pandilla a hacer lo que mejor hacen y, uniendo todas sus habilidades, deciden, finalmente, abrir una crepería con música en directo. Todo muy normal.

Una última decepción pone a prueba el ánimo inestable de los bichos y un esperanzador final en forma de marabunta de animales reflota el peculiar negocio.

Genial la historia. Genial la ilustración. ¡A por él!