La señora María

la-senora-maria

A: Cesc Noguera I: Raúl Gesalí E: Takatuka, 2013

Con la llegada del buen tiempo, la señora María traslada su lugar de residencia a un banco del parque. Empuja hasta allí el carro de la compra con su equipaje y extiende una preciosa cortina de ducha por si se tiene que proteger de una lluvia estival. Le encanta charlar con la fauna urbana: palomas, gatos, ratones, etc. y agradece la sombra de los plátanos brindándoles amorosos abrazos a sus troncos y acariciando su arrugada corteza.
Pero de vez en cuado se siente sola, y tiene frío, y le embarga la tristeza, lo que en ocasiones le lleva a chillar, a refunfuñar y a beber más de lo debido. Esto hace que la gente la mire con desconfianza y temor.

Pero Ennatu es diferente (o no, igual está dentro de todos nosotros) y un día escucha un sonido extraño que ejerce en ella una atracción insuperable. Siente que tiene que acudir, se tiene que acercar, tiene que implicarse.
Y es así como Ennatu levanta la colorida cortina impermeable y descubre a María, una mujer con nombre propio (hasta con apellido…) que combate la soledad regalando cuentos a quien quiera escuchar (tenga o no tenga plumas)

Una lección. Una llamada de atención (para toda la familia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s