Tarzán de goma

A: Ole Lund Kirkegaard I: Ole Lund Kirkegaard E: Sushi Books, 2014 (1ªE: Ole Lund Kirkegaard & Gyldendal, København 1975)

¡Ufff! Te pasas el libro con la esperanza de que haya una escapatoria, de que ese humor genial del autor nos encamine a una salida, a un final luminoso, al restablecimiento de la justicia y la compasión.

Pero no. Es implacable.

El álbum que hoy os presentamos nos ha impactado. Un álbum que nos habla del acoso infantil (escrito en 1975, aún no se le llamaba bulling, bueno, ni acoso…) Todos sabemos de qué hablamos; en este caso, matones que se crecen molestando a compañeros más débiles, diferentes o, simplemente, más humildes y apocados.

Ivan Olsen (rebautizado Tarzán de goma por alguno de sus atormentadores) sufre impasible lo que parece que considera su sino: acude diariamente a un colegio en el que le hacen la vida imposible ante, además, unos padres que lejos de actuar, le culpan de sus males.

Ole consigue que la caída del lector sea aún mayor tras el momento de mayor acierto y clarividencia del muchacho; pide a una bruja que pasaba por ahí un único deseo (que es lo más que la señora puede concederle): “deseo que se cumplan todos mis deseos” dice Ivan Olsen.

Hasta aquí genial pero…el último capítulo nos vuelve a bajar a ese mundo real en el que no existen brujas a las que pedirles deseos.

Tenemos que deciros (sobre todo para que no dejéis de leer este magnífico álbum que gracias a esta reseña igual no os apetece leer), que la ilustración final está llena de esperanza y que a falta de deseos, nos da la receta para evitar estos comportamientos.
De los buenos, buenos. Para leerlo en familia y en el cole.

Anuncios

La leyenda de Sally Jones

A: Jakob Wegelius I: Jakob Wegelius E: Sushi Books., 2016 (1ªE: Bonnier Carlsen Bokförlag, Estocolmo, 2008)

La leyenda de Sally Jones es la “precuela” de El mono del asesino, que algunos ya conoceréis (si lo habéis visto, es un ladrillo que no se olvida fácilmente)

Jakob Wegelius comenzó a hablarnos de Sally Jones de sopetón, con un libro de 618 páginas que asusta al más pintado (más aún si tiene menos de 10 años) Así que, parece que para compensar el esfuerzo, nos regala un genial álbum ilustrado con mucho dibujo y poca letra en el que nos cuenta la historia anterior de nuestra querida Sally Jones, la entrañable y trabajadora gorila procedente de las selvas del Congo, que ha vivido más aventuras y desventuras que el mismísimo Willy Fog.

Gracias a este álbum el lector llega a comprender la estrecha relación entre Sally y el marinero Koskela, la importancia de su pequeño carguero, el Hudson Queen y la naturaleza leal del simio.

Sally fue robada de su hogar al poco de nacer y pasó de mano en mano hasta que conoció a Henrry Koskela, la única persona que se compadeció de ella y supo apreciar su valía.

A lo largo de las páginas de este álbum, Sally viaja de el Congo a Estambul, de Estambul a Grecia y de allí a Egipto. Navega a través del Océano Indico y llega a Borneo, pasa por Singapur y desde ahí, ya con Koskela, comienza su aventura americana pasando por San Francisco, Nueva York…

“Trabaja” (ya entenderéis las comillas) en el Pera Palace, sube a la torre Gálata, deambula entre calles oscuras y destartalados muelles de varias ciudades portuarios. Conoce a estafadoras de pedrigrí, a ruines magos de fama mundial, a científicos mentirosos y marineros desalmados.

Y a nuestros KIRIAKIs les ha sabido a poco…Así que hemos empezado el de las 618 páginas.

Un álbum genial. Preciosas ilustraciones y un aire de novela clásica de viajes y aventuras que ha ensanchado el mundo de nuestros pequeños.

¡A por él!

El pequeño tigre rugidor

A: Reiner Zimmik I: Reiner Zimmik E: Kalandraka, 2009 (1ªE: Atrium Verlag, Zürich, 1960)

Al pequeño tigre rugidor (PTR), se le hacían pequeños los bosques de Sosnovia y su interminable extensión. PTR es inquieto. Quiere conocer mundo, se aburre entre sus pinos y sus rocas. Crecidito por su enorme popularidad entre los animales del bosque, y envalentonado por la potencia del eco de su rugido cuando retumba entre las peñas de su hogar, se atreve a desatender el consejo de sus amigos: “Es mejor quedarse aquí. Vale más malo conocido…”

“¡Qué va! ¡A mí no me pillan! Contesta el PTR con arrogancia, echando a correr hacia lo desconocido. Pero fuera del abrigo de sus peñas, más allá de su querido bosque, su rugido no resulta tan aterrador, de hecho, no da miedo a nadie, ni siquiera susto.

De modo que su osadía le lleva a ser capturado por una panda de desalmados bandidos (¡que beben y fuman para celebrar sus golpes!)
Expertos del mal como son, desarrollan un plan sibilino: venderán el tigre a un zoo, lo robaran por la noche, volverán a vendérselo a otro, lo robarán una vez más…y así verán crecer su fortuna hasta el infinito.

Pero aún en esas condiciones el encantador tigre sigue gozando de la simpatía del reino animal y un “saltanoches” espontáneo acaba con su cautiverio.
Bien, se ha convencido, más vale malo conocido…, pero no se resigna a la injusticia de la maldad de los humanos y periódicamente se toma una pequeña revancha que resarce sus penurias pasadas.

Nos ha gustado mucho el texto y nos ha encantado la ilustración; lo mejor, los 10 bandidos sin escrúpulos.