Feliz Navidad

Todos los miembros de la familia KIRIAKI os deseamos una Feliz Navidad. Ansiamos que sus majestades, carboneros o “santas” lleguen a vuestras casas llenos de libros; ya que no nos va a tocar la lotería, al menos, seamos ricos en lecturas.

Anuncios

El diario de Anne Frank

A: Anne Frank (adaptación de Ari Foldman) I: David Polonsky E: Penguin Random House, 2017

La casa de atrás. Ese era el título que Anne le quería dar a su primera novela. No hace falta que os digamos que nunca llegó a escribirla, pero el diario en el que narró su reclusión ha logrado que millones de lectores conozcamos mucho de esa casa. Y de sus habitantes.

Ya sabéis que en KIRIAKI no vais a encontrar otra cosa que no sea la opinión de una familia lectora; lo queremos recordar en esta ocasión porque nos da vértigo opinar sobre una obra tan leída, estudiada y comentada. Pidiendo perdón de antemano, vamos a proceder con nuestra habitual falta de vergüenza y sobrada inconsciencia y vamos a comenzar diciéndoos que no hemos leído la obra original.

A pesar de eso podemos decir que todo lo que hemos oído sobre el diario de Anne Frank nos parece poco después de disfrutar de esta novela gráfica que nos ha atrapado por completo.

Es dura, pero no insoportable. Es ligera, pero no ñoña. Hay nazis, horror y miedo. Pero también hay adolescencia, feminismo y rebeldía. Nunca habíamos pensado en Anne Frank como una niña que maduró recluida. Nos la imaginábamos adulta precoz, responsable y correcta. Una heroína silenciosa. Pero esta obra nos ha revelado mucho más. La relación con su familia, el conocimiento de sí misma, la capacidad de autocrítica y la capacidad de criticar con precisión. Todo ello montado en la montaña rusa de la adolescencia.

A todos los crímenes habría que sumar el del talento aniquilado, los pensamientos abortados y el arte no nacido que supuso la muerte de tantas mujeres y hombres.

Y esta opinión es consecuencia del texto y de la ilustración; ¿a partes iguales? No lo sabemos, en su conjunto.
La ilustración es genial: transmite dulzura, ironía, escalofrío, horror y risa. Todo ello.
¿Notáis que nos ha encantado?
Gracias Upe.