Tristán encoge

A: Florence Parry Heide I: Edward Gorey E: Blackie Books, 2017 (1ªE: 1971)

Es curioso ver como reaccionan los adultos frente al problemón de Tristán. Tristán encoge. Pero nadie parece darle importancia.

Él se dedica a reivindicar su mengua allí dónde está, con educación pero con firmeza; la realidad es muy tozuda.

El conductor de autobús no cree que sea él, lo toma por su hermano pequeño (Tristán no tiene hermanos…) La maestra le recrimina su actitud de llamar la atención, su infracción de las normas del colegio. El director del colegio finge ser su aliado, su amigo, el que comprende sus problemas. No le hace ni caso, vaya. Y sus padres…directamente lo ignoran.

Al final del día, cansado de tropezar con la tela sobrante de sus pantalones, cuando es ya capaz de meterse bajo su cama sin ni siquiera agacharse, parece que descubre el porqué de su penuria. ¿Será capaz de frenar su inminente desaparición? ¿Volverá todo a ser como antes? ¡Cuidado!, puede que las respuestas a estas dos cuestiones sean diferentes…

Hemos conocido recientemente el trabajo de Edward Gorey, gracias a las II Jornadas de Álbum Ilustrado de La Rioja (y por ende, a las tomasas). Este excéntrico ilustrador no nos ha dejado indiferentes. Altamente prolífico y polifacético nos empuja con su obra a querer conocer más y más de su trabajo. Inspirador de la estética explotada por Tim Burton, admirador de Drácula, creador de criaturas fantásticas y el mejor dibujante de papel pintado que en la tierra haya existido.

No sólo os recomendamos este álbum genial, sino que os animamos, os empujamos, os obligamos a que echéis un vistazo a la obra de Gorey.

Anuncios

No es caca

A: Mark Sommerset I: Rowan Sommerset E: La Galera, 2017 (1ªE: Dreamboat Books, 2017)

En esta familia de simples lo escatológico no falla. Poned una buena caca en un álbum que ahí está la familia KIRIAKI riéndose con ganas de la simpleza. Eso sí, debe de estar acompañad de ingenio.
Queremos ser amigos de la oveja Berta, ¡ya!. Y Amaro, Pavo Raro, no nos hemos reído de ti, nos hemos reído contigo.
Berta consigue convencer a Amaro de que esa montañita de esferitas marrones es en realidad un puñado de píldoras inteligentes. Gratis. Pero sólo para pavos.
Ciertamente, estas píldoras te hacen mucho más inteligente. Desde la primera dosis consiguen que pienses mucho más en lo que haces.

Para reírte a gusto. De cabeza a por la próxima aventura: No es pipí.

El ratón que quería hacer una tortilla

A: Davide Cali I: María Dek E: Patio Editorial, 2017

Título original: “Good Morning Neighbour”. No somos quienes para opinar si el título elegido por el autor era o no apropiado, pero…era el que él eligió. En fin.

Davide Cali es un viejo conocido de la familia KIRIAKI (El enemigo, La casa más grande del mundo, Malena Ballena, etc.) y ya intuíamos que se podía tratar de un álbum con moraleja, con mensaje, con “voyaescribirloqueamímeparecequeestábienqueparaesosoyelautorypunto”. Pues muy bien Davide, nos gusta leerte.

Todo comienza cuando un ratoncillo de campo decide hacerse una tortilla pero no tiene huevos (valentía le sobra, eh?) Va pidiendo un huevo a un vecino tras otro, los que, a falta de huevos, le van ofreciendo distintos ingredientes. Finalmente, con todo lo reunido, deciden hacer un apetitoso pastel de manzana, canela y pasas. Tiene un aspecto inmejorable y huele fenomenal. Es hora de repartirlo pero… ¿entre cuantos?

No solo la ejecución, la idea también es importante. Estamos de acuerdo contigo Davide.
Hasta la próxima Cali.

El imprevisto caso del chico en la pecera

A: Lisa Thompson I: Ilustración de cubierta: Mike Lowery E: Editorial Planeta, 2017

Matthew Corbin es un chaval de 12 años que padece TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) Desde el principio intuimos que algo le pasa, siempre parapetado en el interior de su habitación, viendo la vida pasar a través de su ventana. Pero aún no sabemos qué nombre dar a su dolencia.
Poco a poco, vemos como esa enfermedad condiciona su vida y la relación con sus padres y con sus vecinos. No siempre fue así. O, al menos, no con tanta intensidad, pero una cosa y otra lo llevaron a encarcelarse en esta prisión invisible que ahora es su propia cabeza.

Desde nuestra humilde opinión, la presentación y el desarrollo que la autora hace del TOC es acertada, real; es de verdad. Si a esto (que ya es un logro en sí mismo), le sumamos el hecho de que con todas esas limitaciones autoimpuestas decide esclarecer un misterio escalofriante, este álbum se convierte en una historia que atrapa al lector desde la primera página.

Un niño de 15 meses ha desaparecido y Matthew, desde su atalaya, es la persona que más información tiene al respecto: durante todo el día, no hace otra cosa más que observar a sus vecinos.

A lo largo de la lectura vamos acompañándolo en sus pesquisas y vamos siendo testigos de cómo se enfrenta a sus limitaciones, de cómo va siendo consciente de su enfermedad y de cómo, finalmente, decide embarcarse en esa tarea durísima que es el intentar mejorar, enfrentándose a todos esos obstáculos que en su cabeza ve como infranqueables.

Intrigante, divertido y profundo. Lo tiene todo.
Muy recomendable.

Tarzán de goma

A: Ole Lund Kirkegaard I: Ole Lund Kirkegaard E: Sushi Books, 2014 (1ªE: Ole Lund Kirkegaard & Gyldendal, København 1975)

¡Ufff! Te pasas el libro con la esperanza de que haya una escapatoria, de que ese humor genial del autor nos encamine a una salida, a un final luminoso, al restablecimiento de la justicia y la compasión.

Pero no. Es implacable.

El álbum que hoy os presentamos nos ha impactado. Un álbum que nos habla del acoso infantil (escrito en 1975, aún no se le llamaba bulling, bueno, ni acoso…) Todos sabemos de qué hablamos; en este caso, matones que se crecen molestando a compañeros más débiles, diferentes o, simplemente, más humildes y apocados.

Ivan Olsen (rebautizado Tarzán de goma por alguno de sus atormentadores) sufre impasible lo que parece que considera su sino: acude diariamente a un colegio en el que le hacen la vida imposible ante, además, unos padres que lejos de actuar, le culpan de sus males.

Ole consigue que la caída del lector sea aún mayor tras el momento de mayor acierto y clarividencia del muchacho; pide a una bruja que pasaba por ahí un único deseo (que es lo más que la señora puede concederle): “deseo que se cumplan todos mis deseos” dice Ivan Olsen.

Hasta aquí genial pero…el último capítulo nos vuelve a bajar a ese mundo real en el que no existen brujas a las que pedirles deseos.

Tenemos que deciros (sobre todo para que no dejéis de leer este magnífico álbum que gracias a esta reseña igual no os apetece leer), que la ilustración final está llena de esperanza y que a falta de deseos, nos da la receta para evitar estos comportamientos.
De los buenos, buenos. Para leerlo en familia y en el cole.

El pequeño tigre rugidor

A: Reiner Zimmik I: Reiner Zimmik E: Kalandraka, 2009 (1ªE: Atrium Verlag, Zürich, 1960)

Al pequeño tigre rugidor (PTR), se le hacían pequeños los bosques de Sosnovia y su interminable extensión. PTR es inquieto. Quiere conocer mundo, se aburre entre sus pinos y sus rocas. Crecidito por su enorme popularidad entre los animales del bosque, y envalentonado por la potencia del eco de su rugido cuando retumba entre las peñas de su hogar, se atreve a desatender el consejo de sus amigos: “Es mejor quedarse aquí. Vale más malo conocido…”

“¡Qué va! ¡A mí no me pillan! Contesta el PTR con arrogancia, echando a correr hacia lo desconocido. Pero fuera del abrigo de sus peñas, más allá de su querido bosque, su rugido no resulta tan aterrador, de hecho, no da miedo a nadie, ni siquiera susto.

De modo que su osadía le lleva a ser capturado por una panda de desalmados bandidos (¡que beben y fuman para celebrar sus golpes!)
Expertos del mal como son, desarrollan un plan sibilino: venderán el tigre a un zoo, lo robaran por la noche, volverán a vendérselo a otro, lo robarán una vez más…y así verán crecer su fortuna hasta el infinito.

Pero aún en esas condiciones el encantador tigre sigue gozando de la simpatía del reino animal y un “saltanoches” espontáneo acaba con su cautiverio.
Bien, se ha convencido, más vale malo conocido…, pero no se resigna a la injusticia de la maldad de los humanos y periódicamente se toma una pequeña revancha que resarce sus penurias pasadas.

Nos ha gustado mucho el texto y nos ha encantado la ilustración; lo mejor, los 10 bandidos sin escrúpulos.

 

Leocadio, un león de armas tomar

A: Shel Silverstein I: Shel Silverstein E: Kalandraka, 2016 (1ªE: 1963)

Bueno, bueno, Leocadio. Te habíamos visto a menudo en librerías y bibliotecas, nos habías parecido muy atractivo, con tus letras de colores y tu larga melena, pero una u otra cosa nos había distraído antes de llegar hasta ti. ¡Menos mal que hemos llegado!

Nos has hecho reírnos a carcajadas. Tú, tan entero y tan valiente ante los desalmados cazadores, has conquistado a toda la familia KIRIAKI que, además, comparte tu pasión por las nubes de malvavisco.

Tu espíritu inquieto y tus salvajes ganas de probar las nubes de malvavisco te hacen comenzar una gran aventura, viajando a lo largo y ancho del mundo, demostrando que eres el león con mejor puntería del mundo entero.
Tu forma de pedir las cosas nos ha encantado, nada mejor que un gruñido gutural cuando te encuentras con gente que no sabe razonar. Y te hemos compadecido en tu crisis existencial. Tras años actuando como humano, tu cerebro cortocircuita cuando te encuentras frente a un león, a punto de certificar tu implacable puntería con tu rifle; ni más ni menos, eso es una crisis existencial en toda regla.

Te  queremos agradecer, de todo corazón, lo bien que lo hemos pasado con tus ocurrencias y queremos decirte que nosotros estaríamos dispuestos a cosas semejantes a cambio de una cama de nubes de malvavisco.

Un beso,
La familia KIRIAKI.

PD: Dile al tío Shelby de nuestra parte que sus ilustraciones no pueden acompañar mejor tu historia. ¡Un 10!

Papeles arrugados

A: Diego Arboleda I: Raúl Sagospe E: Anaya., 2012

Jaime y Greta se llaman así por Hansel y Gretel. Su padre es escritor (aunque a juzgar por los papeles arrugados de su papelera lleva ya un tiempo sin inspiración) Su madre, pintora y su abuelo materno, Crisóstomo, dueño de un balneario en horas bajas.
Es el año 1937. En España.

Abuelo y yerno no se llevan bien pero Amelia, la madre de los pequeños, decide llevarlos una temporada al balneario con su abuelo, donde podrán estar más seguros que en Madrid. Un balneario puede ser un sitio extraño en época de guerra, pero puede también ser el único sitio en el que recuperar la cordura.
Veréis pequeñas huellas de la época en la que se sitúa la acción (las prisas por salir de Madrid, el soldado vigilante del puente que da acceso al balneario, la decadencia de las instalaciones…) y descubriréis algún otro destello bélico con forma picassiana.

¿Es esa criatura informe y blanquinegra un monstruo? ¿Son esas formas puntiagudas, amenazantes y lunáticas peligrosas? y ¿Por qué ha ido al balneario? ¿Quiere atormentar a los plácidos habitantes del lugar?
Bueno, todas estas preguntas se irán contestando a lo largo de la lectura de este álbum que habla de cómo la guerra transforma a las criaturas, de amor, de familia, de respeto y de arte ¿se puede pedir más? Y todo en un tono de humor y serenidad admirable.

A pesar del tema de fondo, os animamos a que no os asustéis. Es un álbum divertido y lleno de misterio que vuestros pequeños disfrutarán.

Pindulí

A: Janell Cannon I: Janell Cannon E: Editorial Juventud, S.A., 2005 (1ªE: Harcourt Brace & Company, 2005)

Este álbum ha devuelto a las hienas su dignidad.
“El Rey León” había dejado su reputación por los suelos. Los había convertido en unos seres traicioneros, sucios y cobardes. Y ha tenido que aparecer Pindulí para poner a su especie en el lugar que le corresponde (además de enseñarnos muchas cosas más)

Todos podemos tener las orejas grandes, el pelo despeinado o el color inadecuado según con quién se nos compare. Pero lo mismo les pasa a esos que se dedican a compararnos con otros.
Todos podemos reaccionar como Pindulí, intentando agradar a aquel que nos mira o tratando de retocarnos para no ser juzgados.
Pero no todos somos capaces de darle la vuelta a la situación y de hacer ver a quien nos incomoda que es tan vulnerable como nosotros mismos.

Muy recomendable lección de autoestima en plena sabana africana.

Letras robadas

A: Triunfo Arciniegas I: Claudia Rueda E: Editorial Océano, 2013

¡Ay! ¡Qué bonito!

Una vez más, gracias a las selecciones temáticas de libros que preparan en nuestra biblioteca, hemos descubierto un tesoro. En este caso, bajo el título de “Literatura colombiana”

En Letras robadas, todo es bonito. Clara, la protagonista, es una niña inquieta con muchas cosas interesantes en su cabeza. Puede que lo que le interesa no sea lo más evidente, o lo que los demás esperan que acapare su atención, pero ella ve más allá, más profundo, más atenta. Quizás por eso piensen que es rara. Y Clara, es bonita.

El mercado que Clara recorre con su madre cada sábado por la mañana, peregrinando desde la carnicería hasta la pescadería, desde el puesto de huevos al de verdura, no sólo está repleto de alimentos sino que esconde miles de secretos. Y el mercado, es bonito.

Los rótulos de los establecimientos van captando nuestra atención: están incompletos, hay letras perdidas, hay letras…¡robadas! Gracias a Clara vamos descubriendo a los ladrones (que no solo roban letras y seguro que alguna vez han pasado por vuestras propias casas…) y entendemos sus razones. Al fin y al cabo, no es Clara la única rara, hay alguien más a quien le gusta ir a clase los sábados y colecciona dientes, como ella. Y la historia, es bonita.

Finalmente, que sepáis que las ilustraciones sobrepasan todas estas cosas bonitas que os hemos contado
Este álbum es un Triunfo, todo Rueda (no nos hemos podido resistir…)
Un álbum genial. Todo un descubrimiento.