Por cuatro esquinitas de nada

A: Jérôme Ruillier I: Jérôme Ruillier E: Editorial Juventud, S.A., 2005 (1ªE: Bilboquet-Valbert, 2004)

Hoy os traemos un álbum que tiene vocación de clásico. Sencillo y conciso. Claro pero lleno de poesía. De 0 a 99 años. Es un indispensable.

Tanto “vosotros y vosotras”, tanto “lectores y lectoras”, tanto “miembros y miembras” se resumen en una sola idea: inclusión y respeto. Y esto es lo que explica para todos los públicos Jérôme Ruiliier (sin necesidad de usar @)

En esta sociedad que espera que todos nos parezcamos (es más rentable para unos pocos que lo tienen todo), o, al menos, que formemos grupos compactos y reconocibles, se nos empuja a cambiar para encajar. A modelarnos, a “pulirnos”. Pero, ¿y si no somos nosotros el problema? ¿y si la cuestión es que las puertas por las que queremos pasar deben cambiar de forma para que todos podamos entrar?

Pues eso. Que está bien explicar lo sencillo de forma sencilla y dejar de complicar lo evidente.

¡Todos somos diferentes! ¡Sí! Y en el fondo…todos lo sabemos.

Pindulí

A: Janell Cannon I: Janell Cannon E: Editorial Juventud, S.A., 2005 (1ªE: Harcourt Brace & Company, 2005)

Este álbum ha devuelto a las hienas su dignidad.
“El Rey León” había dejado su reputación por los suelos. Los había convertido en unos seres traicioneros, sucios y cobardes. Y ha tenido que aparecer Pindulí para poner a su especie en el lugar que le corresponde (además de enseñarnos muchas cosas más)

Todos podemos tener las orejas grandes, el pelo despeinado o el color inadecuado según con quién se nos compare. Pero lo mismo les pasa a esos que se dedican a compararnos con otros.
Todos podemos reaccionar como Pindulí, intentando agradar a aquel que nos mira o tratando de retocarnos para no ser juzgados.
Pero no todos somos capaces de darle la vuelta a la situación y de hacer ver a quien nos incomoda que es tan vulnerable como nosotros mismos.

Muy recomendable lección de autoestima en plena sabana africana.

Letras robadas

A: Triunfo Arciniegas I: Claudia Rueda E: Editorial Océano, 2013

¡Ay! ¡Qué bonito!

Una vez más, gracias a las selecciones temáticas de libros que preparan en nuestra biblioteca, hemos descubierto un tesoro. En este caso, bajo el título de “Literatura colombiana”

En Letras robadas, todo es bonito. Clara, la protagonista, es una niña inquieta con muchas cosas interesantes en su cabeza. Puede que lo que le interesa no sea lo más evidente, o lo que los demás esperan que acapare su atención, pero ella ve más allá, más profundo, más atenta. Quizás por eso piensen que es rara. Y Clara, es bonita.

El mercado que Clara recorre con su madre cada sábado por la mañana, peregrinando desde la carnicería hasta la pescadería, desde el puesto de huevos al de verdura, no sólo está repleto de alimentos sino que esconde miles de secretos. Y el mercado, es bonito.

Los rótulos de los establecimientos van captando nuestra atención: están incompletos, hay letras perdidas, hay letras…¡robadas! Gracias a Clara vamos descubriendo a los ladrones (que no solo roban letras y seguro que alguna vez han pasado por vuestras propias casas…) y entendemos sus razones. Al fin y al cabo, no es Clara la única rara, hay alguien más a quien le gusta ir a clase los sábados y colecciona dientes, como ella. Y la historia, es bonita.

Finalmente, que sepáis que las ilustraciones sobrepasan todas estas cosas bonitas que os hemos contado
Este álbum es un Triunfo, todo Rueda (no nos hemos podido resistir…)
Un álbum genial. Todo un descubrimiento.

¡Shrek!

A: William Steig I: William Steig E: Libros del Zorro Rojo, 2012 (1ªE: Farrar, Straus and Giroux, 1990)

¡Esto sí que es un ogro! Con sus verrugas, sus globos oculares enrojecidos, sus pelos en la nariz, su pestilencia innata…
Vale que su versión cinematográfica también era verde y que compartían la forma de trompetilla de sus orejas pero, esa tez tersa y lustrosa, esa mandíbula prominente, esa gallardía y buen corazón, nada tenían que ver con el personaje que inspiró a los amigos de DreamWorks.
Este ogro, el verdadero, el que salió de la cabeza de William Steig (dibujante en The New Yorker durante años) es un OGRO con sus cuatro letras.

La más venenosa de las serpientes moriría entre convulsiones si osase darle un mordisco; árboles y flores se inclinan a su paso intentando evitar el nauseabundo hedor que desprende; su mirada ardiente provoca el desmayo del más armado de los hombres. Es capaz de tragarse un rayo para desayunar, de vencer al más sanguinario de los dragones y de freír vivo a quien se interponga en su camino.

Cuando sus queridos progenitores (el contemplarlos convierte a Shrek en Mister Universo) le dan la patada para animarle a salir del hogar en el que se crió, se encuentra con una bruja (otro bellezón…) que le augura un feliz matrimonio con una princesa que es más difícil de ver que él mismo.
Ante tan prometedor futuro, Shrek se va en busca de su amada, esperando que se cumplan sus horrorosas expectativas.
Tras asustarse un pelín consigo mismo (lo único que puede asustar a quien asusta), consigue plantarse ante la fealdad hecha carne, y una incontenible declaración de amor brota de sus cavernosas bocas:

“Tus callosas verrugas, tus sonrosados granos
como viscosas ciénagas y pestilentes pantanos,
me estremecen”
Dice él.

“Tu nariz de patata, tu puntiaguda cabeza
y tus horribles ojos que miran con fiereza,
me enternecen”
Dice ella.

Y da la impresión de que seguirán regalándose lindezas semejantes el resto de sus pestilentes días.
Muy divertido. Nos hemos echado unas risas. Os lo recomendamos.

Huellas gigantes

A: Fernando Krahn I: Fernando Krahn E: Kalandraka, 2006

¿Pero este álbum es de 2006? ¿De verdad? ¿No es un clásico ruso? Vaaaaale…ya conocíamos a su autor por “Dónde están las tijeras”, pero la atmosfera conseguida es ¡total!

Ante la aparición de unas huellas enormes sobre la densa y esponjosa capa de nieve que rodea una entrañable casa de madera, sus habitantes reaccionan; Papá Aurelio descuelga la escopeta de la pared, mamá Úrsula se tapa la boca con las manos y Pedro y Silvia, los retoños, dan rienda suelta a su curiosidad. Se forran convenientemente y siguen el recorrido de las huellas gigantes con avidez: saben que les llevará a descubrir algo nunca visto.

Cuando Aurelio y Úrsula se percatan de la insensatez cometida por sus hijos, salen tras ellos y alertan al resto de vecinos del lugar. Todos ellos comienzan a seguir el doble camino: pequeñas marcas de los piececillos de los chavales paralelas a enormes huellas amenazantes del más terrible monstruo jamás conocido.

Los progenitores casi se mueren del susto cuando ven morir las huellas en la orilla de un lago helado, en cuyo centro divisan un tremendo boquete. Pero al otro lado del embalse las huellas continúan. ¡Uf! El recorrido y la posición de las huellas les hacen suponer que la criatura es enorme. Siguiéndolas ascienden una montaña, cruzan peligrosos desfiladeros, hacen equilibrios a través de una estrecha senda que bordea el monte y se plantan ante la boca de una lúgubre cueva. Aurelio y Úrsula quieren enfrentarse solos al desastre y se adentran en la caverna escopeta en mano, y… ¡hasta aquí podemos leer!

¿Alguien se había comprometido a disfrutar de una historia con base científica?, pues no pidáis reclamaciones por vuestras expectativas no cubiertas.

El formato, la ilustración, el enmarcado de las imágenes…todo nos transporta a una época pasada, en un lugar lejano, en el que no había televisión, ni consolas, ni whatsapp. Sólo había imaginación.

Genial para los más pequeños de la familia.

Los Protectores

los-protectores

A: Roberto Santiago I: Paula Blumen E: Ediciones SM, 2016

Vicente Friman ha pasado sus once años de vida de mudanza en mudanza. Vive con su madre y con su hermana mayor y, debido al trabajo de la primera, ha pasado ya por un sinfín de colegios de un sinfín de ciudades.
Vicente acaba de mudarse de nuevo y vuelve a ser el novato, el “sin amigos”, el desconocido.

Sus primeros días de clase en el Francisco de Quevedo se enfrenta a los Apaches, banda juvenil, follonera y candidata a los mejores reformatorios que emplea su tiempo en humillar a los débiles, aterrorizar a los legales y destrozar todo cuanto se pone frente a ellos.
Vicente solo ve una opción para salir del atolladero: la única forma de no ser machacado por los Apaches debido al atrevimiento por plantarles cara es pedir el ingreso en la banda camorrista.

En estos primeros días de incertidumbre vital, conoce también a los Protectores, panda (no banda) de frikis que afirman ser de la policía secreta, y que ven en la angustia de Vicente una oportunidad única; si se ganan la confianza del novato pueden tener un infiltrado en los Apaches, que les pase la información necesaria para trincarlos de una vez por todas.

Profesores corruptos, mafia china y peleas campales acaban de llenar de acción y aventura esta historia que ha gustado a grandes y pequeños.

¿Atrapan a los Apaches? ¿Serán los protectores quienes dicen ser? ¿acabaran todos partiéndose los dientes?
Habrá que leerlo para saberlo.

Nota de un KIRIAKI de 8 años: “9.5, una aventura emocionante”

El museo de Tronquito

el-museo-de-tronquito

A: Ashild Kanstad Johnsen I: Ashild Kanstad Johnsen E: Nordica Libros S.L., 2016 (1ªE: Gyldendal Norsk Forlag AS, 2010)

Sí. En KIRIAKI tenemos un Tronquito. Tronquito sale todos los martes de excursión. Opina que hay muchas cosas chulas y maravillosas sueltas por ahí. Muchos tesoros. Y se dedica a recoger todos y cada uno de ellos. Es emocionante: piedras extrañas, palos increíbles, plumas, hojas y…cintas, lápices, guantes y calcetines extraviados, zapatos huérfanos, piezas de Lego, dados, listas de la compra ya compradas…¡Todo es extraordinario! Todo merece un huequito en sus cajas, estanterías y armarios.

Pero poco a poco, la casa se nos va llenando, perdón…, se le va llenando, a Tronquito, y se pregunta qué hacer. Habrá que preguntárselo a la persona más sabia que conoce: a su abuela.
Ésta le aconseja que clasifique sus joyas. Que las ordene; las coloque sobre mesas, sillas y alfombras y organice un museo. Todo el mundo disfrutará viendo sus maravillosos hallazgos.

Bien. La idea es buena. Le sirve para ordenar. Y todos sus vecinos pasan un buen rato admirando su inmensa colección de objetos.
Pero ser el “jefe” de un museo es muy esclavo. Hay que abrir. Y cerrar. Y pasar en él todo el santo día. Tronquito echa de menos sus excursiones de los martes. Y decide volver a llamar a la sabiduría echa carne.

Su abuela le da otro maravilloso consejo, que la familia KIRIAKI le agradecerá eternamente.

Aún vivimos con Tronquito pero ya contempla la posibilidad de reciclar…por algo se empieza.
Un álbum muy verde. Por sus ilustraciones y su mensaje.
Si tenéis, como nosotros, un Tronquito en vuestro hogar, os lo recomendamos con fervor.

Un hoyo es para escarbar

un-hoyo-es-para-escarbar

A: Ruth Krauss I: Maurice Sendak  E: Kalandraka, 2016 (1ªE: Harper Collins Children´s Books, 1952)

Llegó Maurice Sendak y…pensó en ellos. Escribió para ellos. Y nos explicó para qué sirven las cosas a través de sus ojos. Los de los niños.

Un adulto hace puré de patatas porque es barato, porque alimenta y porque gusta a todos los niños, por lo que cocina montañas y montañas del mismo. A ojos de un niño, ¿para qué es el puré de patata?, pues para que a todo el mundo le den de sobra. Es evidente.
¿Y el barro? “pues a parte de para fabricar adobe…” pensaría un adulto. “¡Para saltar en él y resbalarse y gritar yupiiiiiiiii!” diría un niño.
O los dedos de los pies (para moverlos), o los brazos (para abrazar), o las manos (para agarrarse de ellas)

Hay una función fundamental para un montón de cosas que la practicidad y el raciocinio adulto han hecho desaparecer.

Un agujero es para sentarse en él, un castillo para hacerlo en la arena, un hermano para ayudarte, las piedritas para hacer montoncitos. Elemental.

Pues eso, si queréis recordar, a través de los movimientos afirmativos de las cabezas de vuestros pequeños, lo fundamental de las cosas, leed con ellos este álbum.
Volver a Sendak de vez en cuando, cura.
A por él.

Lost in translation

lost-in-traslation

A: Ella Frances Sanders  I: Ella Frances Sanders  E: Libros del Zorro Rojo, Buenos Aires, 2016

Un compendio ilustrado de palabras intraducibles de todas las partes del mundo, como reza el subtítulo. O un álbum imperiosamente necesario que no sabemos porqué nadie había hecho antes.

¡Resulta que todas esas cosas, situaciones o sentimientos tienen un nombre! Y nosotros sin saberlo…

“¡Qué bonito ese reflejo alargado de la luna, que parece un camino brillante y luminoso sobre el agua del mar!” Cuánta tinta habríamos ahorrado escribiendo: “¡Precioso mångata!”
¡Cuántos bocadillos de pålegg que nos hemos comido los KIRIAKIs! (dícese de cualquier cosa que le pongas al pan)
“Espera a que termine de merendar, estoy contigo en un pisan zapra” (el tiempo que me cuesta comerme este plátano, vamos)
¡La de jagus que hemos oído a los pequeños KIRIAKIs! (chistes tan horripilantes que no tienes más remedio que reír)
No éramos conscientes de que todo ese tiempo que dedicamos a soñar, a vivir en las nubes, nos estaba convirtiendo en luftmensch.
Cuántas, ¡cuantísimas! veces en nuestra vida hemos practicado el iktsuarpok o, en otras muchas palabras, hemos salido una y mil veces a la puerta de nuestra casa, o nos hemos asomado en tropecientas ocasiones a la ventana, escrutando con ansiedad la llegada de alguien a quien esperas.
Y el haber descubierto que nuestra enfermedad tiene un nombre: tsundoku, no tiene precio (ni tratamiento…)

Sí, nos hemos dado cuenta de que en esta entrada hay muchas exclamaciones, pero es que hemos ido de descubrimiento en descubrimiento y eso…¡nos entusiasma!
Infantil, juvenil, adultos, ¿qué más da? Es para todos.
¡Queremos un segundo volumen ya! Aún sentimos cosas que no podemos nombrar.

Y la edición…pues bueno, del zorro rojo; para esto si que hay una palabra en castellano: impecable.

Bigudí

bigudi

A: Delphine Perret  I: Sébastien Mourrain  E: Limonero, Buenos Aires, 2015 (1ªE: Editions Les Fourmis Rouges, 2014)

Este álbum ha conseguido dos cosas: que empaticemos fervientemente con una anciana moderna y estilosa y que veamos los alrededores del rascacielos de Nueva York en el que vive, como nuestro barrio de toda la vida, con su frutero, su charcutero, sus amigas de la clase de gimnasia…

El dueño de su cafetería favorita, italiano; el peluquero, gay; el charcutero del este de Europa; su amigo del parque, japonés; Tom, el musculitos del gimnasio, más negro que el tizón y el limpia cristales, su salvador, con claro sobrepeso. Sí, definitivamente la autora ha captado la esencia de Nueva York, ejem…que Trump reflexione.

Bueno, que nos perdemos. Bigudí quiere a Alfonso, su buldog francés, con todas sus fuerzas. Se hacen mutua compañía, se cuidan el uno al otro. Pero un día Alfonso muere y Bigudí llora como nunca ha llorado. Llora tanto que un día decide: “no voy a volver a sufrir así nunca más”. De modo que Bigudí llega a la determinación de no encariñarse de nadie nunca jamás, no quiere volver a perder a un ser querido. Pero… ¿podrá llevar a cabo tan triste plan? ¿Terminará sus días mirando por la ventana de su piso, en la planta 156, mirando hormigas amarillas que se mueven sin descanso bajo sus pies?

Tendréis que leer este álbum entrañable para saberlo.