¡Horton escucha a Quién!

horton escucha a quien

A: Dr. Seuss I: Dr. Seuss E: Lectorum Publications, Inc, 2003 (1ªE: Dr. Seuss Enterprises, L.P., 1954)

Nos encantan los animalillos peludos de Dr. Seuss. Ya disfrutamos de sus “pelusillas” multiformes hace un tiempo gracias al álbum “Un molillo en mi bolsillo” y esta vez, nos lo hemos vuelto a pasar pipa (je, je, hasta el elefante parece peludillo…)

Sólo un animal de varias toneladas ha sido capaz de percatarse de que una minúscula mota de polvo estaba habitada por…¡quienes!. Una mota de polvo volando para aquí y para allá, cual planeta supersónico impulsado por colosales corrientes de aire, es el “territorio” en el que los quienes han levantado su ciudad.

En cuanto Horton, el elefante, descubre tal milagro, se compromete a cuidarlos y respetarlos por el resto de sus días, erigiéndose en el heroico protector de tan insignificante y vulnerable pueblo. Pero el “canguro amargado” (junto con el cangurito que llevaba cargado) y los “Malvadines”, tres monos faltones y desquiciantes, se ríen de su descubrimiento y le hacen sufrir, casi hasta el infarto, entregándole la susodicha motita sobre un trébol a la cabro…águila negruzca llamada Malagüero. Que tras depositar el hierbajo en medio de un campo de tréboles de 400 Km2 (o más, a juzgar por las ilustraciones), obliga a Horton a encontrar una aguja en un pajar.

¿Qué pasará? ¿Se librará el buenazo de Horton de las alimañas que le arrebataron el “polvito”? ¿Conseguirá salvar al pueblo de los quienes? ¿Volará la motita a rebufo de un Airbus perdiéndose en la inmensidad del océano?

A nuestros retoños (y a nosotros) nos ha encantado esta disparatada historia de Dr. Seuss (con deciros que tenemos una penalización de 15 días en la biblio por devolverlo tarde…)

La ilustración: genial. Con todos los ingredientes a los que su autor nos tiene acostumbrados. Gran movimiento en las escenas, frescura, vitalidad, muy expresivas y lo más importante, divertidísimas.

Finalmente, el texto rimado viene a cerrar el círculo de, para nosotros, un álbum sobresaliente.

¡A disfrutarlo!

¡Hay un Molillo en mi bolsillo!

hay un molillo en mi bolsillo

A: Dr. Seuss   I: Dr. Seuss   E: Lectorum Publications, Inc, 2007 (1ªE: Dr. Seuss Enterprises, L.P., 1974)

Muchos de vosotros conoceréis al personaje más popular de Dr. Seuss, el Grinch, el paradigma del consumismo de la Navidad, la figura que representa las navidades televisivas, publicitarias, vacías.

En esta ocasión os presentamos su álbum ¡Hay un Molillo en mi bolsillo!, una obra rimada, absurda y divertida con la que nuestros hijos han conectado desde la primera lectura. De hecho, tal vez influidos por las mil veces que lo hemos leído, se dedican a buscar e inventar rimas basándose en el sencillo juego que nos propone Dr. Seuss: “Hay un NEGADERO flotando en el FREGADERO”, “una CRILLA bajo la SILLA”, o nuestra rima favorita, “un PEPILLO PENDIENTE en mi CEPILLO DE DIENTES”.

Un niño nos presenta a todos los seres peludos que habitan en su casa, y los hay en todos los rincones; algunos, como la “CHOMBRA”, son inquietantes, pero otros, como la “COLADA” o los “CASAÑOS”, son tiernos y amigables.

Lejos de sentir temor por convivir con todos esos seres que se esconden en los rincones más insospechados, el protagonista finaliza la visita guiada por su casa con la siguiente rima:

“Yo no te voy a mentir,

así es la casa donde vivo.

¡Y donde siempre quiero vivir!”

Las ilustraciones son atractivas, con un claro aire setentero y una amplia gama de colores chillones que enganchan a los más pequeños.

A pesar de que no hemos leído el original (en inglés) intuimos que traducir a Dr. Seuss no debe ser lo más fácil del mundo, y alguna rima puntual no nos ha convencido del todo.

De cualquier forma, es un álbum que os recomendamos sinceramente. Por un lado, para que conozcáis a este autor tan emblemático (caricaturista estadounidense que recibió una mención especial del Premio Pulitzer en 1984), y por otro, porque se trata de uno de esos álbumes que tiene efecto inmediato en la imaginación de los pequeños.

¡A la biblio!