Cuento de Navidad

img_7384

A: Montxo Larrañeta  I: Laura Vicente  E: Autoedición

Todos conocéis al Sr. Scrooge. Dickens se ha apoderado de la Navidad de varias generaciones, haciéndonos ver los fantasmas del pasado y nuestro aterrador y solitario futuro en caso de no modificar nuestra conducta egoísta.

Pero hay Navidad más allá. Hay otro Cuento de Navidad que no nos obliga a viajar a las frías y paupérrimas calles de un Londres cruel.

Si vosotros, lectores, vivís en un radio de 50 km de Pamplona, reconoceréis nombres, montes y personajes misteriosos. Si ampliamos el radio a 150 km, los nombres y los personajes misteriosos os serán familiares y al monte le podéis poner el nombre que queráis. Si aumentamos un poco más la circunferencia, hasta los 500 km, recordaréis vagamente haber oído alguno de esos nombres y personajes misteriosos. Y si sois de Nepal (puede que algún trineo volador llegue hasta allí), no reconoceréis ni nombres ni personajes, y pensaréis que es imposible confundir el monte San Cristóbal con el Himalaya.

Pero seáis de donde seáis, y más si tenéis pequeños lectores en casa, leeréis una y otra vez esta entrañable historia que se desarrolla entre Nochebuena y Navidad. Dos niños, dos muñecos de nieve y dos personajes misteriosos llenan de magia este cuento que os recomendamos leer.

En esta ocasión, nada de pedirlo prestado en la biblioteca, tenéis que adquirir un ejemplar porque vuestros pequeños no querrán devolverlo. Y porque en KIRIAKI conocemos a sus autores y merecen que las librerías se colapsen ante la marabunta de clientes que vayan buscando este Cuento de Navidad.

Ojala que vuestros regaladores oficiales, vayan vestidos como vayan vestidos, sea uno o sean tres, lleguen a vuestras casas llenos de letras.
Feliz Navidad.

Anuncios

Cosmic

cosmic

A: Frank Cottrell Boyce E: Ediciones SM, 2009 (1ªE: Macmillan Children´s Books, Londres, 2008)

¡Qué buen rato os auguramos a los que os animéis!

No hemos podido compartir aún esta trepidante aventura cósmica con los pequeños  KIRIAKIS (300 páginas sin ninguna ilustración no está a nuestro alcance todavía, ni con las más avanzadas técnicas de persuasión) pero lo vamos a criogenizar para descongelarla cuando estén preparados para ello.

La dedicatoria de Frank puede resultar cursi si aún no se ha leído el libro (“A mis padres; un libro sobre la magia de los padres”) ¡Ahhhhhh! Pero si lo has leído…la dedicatoria se convierte en otra cosa mucho más honda.

Un niño de 11 años, superdotado, súper alto y súper velludo, se ve lanzado al espacio sideral (por una serie de circunstancias que disfrutaréis leyendo), ejerciendo de padre de cuatro críos supuestamente sobresalientes, cada cual con una tara emocional más gorda, y todas ellas alimentadas por unos padres ineptos a los que tendrían que haber quitado la custodia antes, incluso, de nacer sus hijos.

Pero no os vayáis a creer mucho mejores, que hay algo de todos ellos en nosotros.

En un tono de humor genial, este grupillo se enfrenta a aventuras tales como pilotar una cohete, conseguir entrar en la órbita de la luna, dar un pequeño paseo espacial alrededor de la nave o darse cuenta de que sus progenitores son unos “taraos” y que les toca a ellos poner un poco de cordura en la elección de su futuro.

Nos ha enganchado la aventura, el tono, el ritmo, el humor y también lo profundo que esconde, el lado oscuro de la luna.
Os lo recomendamos de corazón. A jóvenes lectores y padres experimentados.
(Dato a tener en cuenta: el autor es padre de 7 hijos)