Cuento de Navidad

img_7384

A: Montxo Larrañeta  I: Laura Vicente  E: Autoedición

Todos conocéis al Sr. Scrooge. Dickens se ha apoderado de la Navidad de varias generaciones, haciéndonos ver los fantasmas del pasado y nuestro aterrador y solitario futuro en caso de no modificar nuestra conducta egoísta.

Pero hay Navidad más allá. Hay otro Cuento de Navidad que no nos obliga a viajar a las frías y paupérrimas calles de un Londres cruel.

Si vosotros, lectores, vivís en un radio de 50 km de Pamplona, reconoceréis nombres, montes y personajes misteriosos. Si ampliamos el radio a 150 km, los nombres y los personajes misteriosos os serán familiares y al monte le podéis poner el nombre que queráis. Si aumentamos un poco más la circunferencia, hasta los 500 km, recordaréis vagamente haber oído alguno de esos nombres y personajes misteriosos. Y si sois de Nepal (puede que algún trineo volador llegue hasta allí), no reconoceréis ni nombres ni personajes, y pensaréis que es imposible confundir el monte San Cristóbal con el Himalaya.

Pero seáis de donde seáis, y más si tenéis pequeños lectores en casa, leeréis una y otra vez esta entrañable historia que se desarrolla entre Nochebuena y Navidad. Dos niños, dos muñecos de nieve y dos personajes misteriosos llenan de magia este cuento que os recomendamos leer.

En esta ocasión, nada de pedirlo prestado en la biblioteca, tenéis que adquirir un ejemplar porque vuestros pequeños no querrán devolverlo. Y porque en KIRIAKI conocemos a sus autores y merecen que las librerías se colapsen ante la marabunta de clientes que vayan buscando este Cuento de Navidad.

Ojala que vuestros regaladores oficiales, vayan vestidos como vayan vestidos, sea uno o sean tres, lleguen a vuestras casas llenos de letras.
Feliz Navidad.

Anuncios

Animalario Universal del Profesor Revillod

animalario-universal

A: Miguel Murugarren I: Javier Sáez Castán E: Fondo de Cultura Económica, 2003

De este álbum nos gusta todo, ¡todo! Es genial, extraordinario, redondo. Comenzado por el título, “Animalario Universal del Profesor Revillod. Almanaque ilustrado de la fauna mundial. Miscelánea de curiosidades para disfrutar aprendiendo”.

Es tan completo y complejo que no sabemos por donde empezar…Vamos a ver, en sus primeras páginas la obra se presenta como una “joya bibliográfica de la zootecnia moderna”. Es una obra “profusamente laureada”, basada en los apuntes al natural tomados por el Profesor Revillod, que dedicó su vida a viajar por el mundo, del uno al otro confín, anotando y dibujando sobre cuantas especies animales se topaba.

Nos imaginamos a Revillod como un intrépido explorador, un científico entregado, aventurero y valiente. Tal y como anuncia el prólogo, fue el mismo profesor el que encargó esta obra a uno de los mejores maestros ilustradores (estamos de acuerdo con su elección). Esta mezcla de realidad y ficción nos ha atrapado y hemos entrado al trapo, ¡nos lo creemos todo!

Se trata de 21 láminas que ilustran 21 animales representativos de la fauna mundial, cada una de ellas acompañada de una escueta descripción, indicando en una sola frase, el tipo de animal, su más significativa característica, y su procedencia.
Cada una de estas láminas está físicamente cortada en 3, diseccionando así el cuerpo de cada animal en sus 3 partes fundamentales: la cabeza, el cuerpo y el trasero. De esta forma, podemos componer infinitos animales (4096 para se exactos) combinando culos, troncos y cabezas.
Mezclamos un elefante con un tigre y una pulga gatuna; una cochina con un armadillo y una corneja…

Las ilustraciones son de las de babear. Es un álbum infinito al que volvemos una y otra vez, es un fondo de armario, un indispensable, un eterno.

El gran Zooilógico

el-gran-zooilogico

A: Daniel Montero Galán I: Daniel Montero Galán E: Ediciones Jaguar, 2015

Hace tiempo que no disfrutábamos de una dosis de “absurdez” tan completa. ¡Nos lo hemos pasado pipa!

Este bestiario mitológico nos ha “realmente conquistado”; desde los seres peludos hasta los crujientes pasando por los bichejos, los en remojo, los lagartejos y los pajarracos; todos ellos nos han sacado una sonrisa, y algunos, una carcajada.
Ha tenido tanto éxito que hemos tenido que hacer cola en casa para releerlo. Lo hemos disfrutado en familia, de manera individual, mirando sólo los “santos”, centrándonos exclusivamente en como criar ciertas especies, conociendo las referencias del autor. Vamos, que nos ha dado juego.

Se trata de un bestiario bien estructurado: historia y curiosidades varias en la página de la izquierda (acompañado de una tabla de datos técnicos: nombre científico, longitud, hábitat…); detallada ilustración de la bestia a la derecha.
En este álbum hay mucha imaginación (tanto en el texto como en las ilustraciones) pero lo que ha cautivado a KIRIAKI ha sido lo absurdo de las curiosidades. Y para muestra, un botón:

La Cochinilla Berrugosa es una gran nadadora porque se le da estupendamente hacer nada de nada.
El Burroncador Resiestero tiene una cola muy larga y al final de ésta, un tercer ojo, que no suele usar, pues es un ojo vago.
El Guallambero es una criatura de altos vuelos que suele tener la cabeza en las nubes y desea vivir por encima de sus posibilidades.
O, por ejemplo, el Pipiolino, con sus gafilla de culo de vaso, que está dotado de un caparazón donde transporta sus huevos, para que no se los toquen.
En Engulleletras, la Resfriolera, la Cientrometida, el Bloob, el Revientalotodo, el Metamorcillo…y el Gamusino.

Están todos.

Tendréis que ampliar el plazo de devolución de la biblioteca, tiene mucha chicha.

Hilda y la cabalgata del pájaro

hilda

A: Luke Pearson  Kirkegaard I: Luke Pearson  E: Barbara Fiore Editora, 2014 (1ªE: Nobrow Ltd, 2012)

Volvemos a agradecer a nuestras amigas las tomasas el descubrimiento de otro álbum genial.
Hilda es una niña inquieta, con unos ojos que se comen el mundo, botas rojas y pelo azul. Ni rastro de rosa. Ni rastro de princesas, ni hadas, ni revistas de moda ni cuchicheos con sus súper amigas. Tiene personalidad, le gusta descubrir el mundo que le rodea y tiene criterio. Vive con su madre (en una casa rodeada de montañas en el primer volumen, Hilda y el troll, y en un piso en la ciudad en el volumen que hoy os presentamos).
Quizás por sus orígenes, se siente ligada a la naturaleza, le chifla dibujar piedras curiosas que se encuentra en sus paseos (especialmente aquellas que intuye que al anochecer se convierte en troll) y tiene una relación especial con el “hombre de madera” (¡nos encanta su casa!).
No es políticamente correcta, se enfrenta a su madre cuando opinan cosas distintas, pero sigue siendo una niña y necesita sentir el cariño de su progenitora en algunas ocasiones: la vida misma, vamos.
Nos ha encantado cómo el autor describe a los niños de ciudad a través de los ojos de Hilda, una chavalilla asilvestrada a fuerza de patearse los campos y montañas que rodeaban su casa natal. Cuando cree haber descubierto, por fin, una afición común con los niños urbanitas, la pasión por las piedras, descubre que para ellos, lejos de ser un objeto de culto, los preciosos minerales son proyectiles mortíferos que disparar a unos indefensos pájaros que sobreviven en las escuálidas ramas de un árbol urbano.
Pero finalmente, y contra todo pronóstico, Hilda encontrará en la ciudad la dosis de irrealidad, de magia y de aventura que necesita para seguir viviendo; lo que pensamos que necesita cualquier niño cuerdo que haga honor a su condición de infante.
Nos ha gustado especialmente la composición de las viñetas de este cómic de colores sugerentes.
Buena manera de comenzar el curso leyendo.