Caminando con “Los dos osos”

0A PORTADACONTRAPORTADA

¡Ya hemos superado los 600 euros!, casi una quinta parte de nuestro objetivo…
Muchas gracias a todos los que confiáis en nuestro proyecto, ¡estamos deseando preparar los paquetes y que los tengáis en vuestras manos antes de Navidad!
Seguimos caminando junto a nuestros queridos osos quisquillosos…

¡a ver si lo conseguimos!

Anuncios

Una piedra extraordinaria

una piedra extraordinaria

A: Leo Lionni I: Leo Lionni E: Ediciones Ekaré, 2006 (1ªE: Alfred A. Knopf, 1994)

¡Cuánto tiempo sin sacarte de la biblio Leo!; acudimos a tu Frederick a menudo, porque vive con nosotros, en el 1º Izda. de la estantería de los retoños, pero llevábamos meses sin decidirnos a conocerte mejor.

Nos han caído simpáticas Marilyn, Augusto y Jessica, tres ranas verdes sonrientes que intentan llenar sus días admirando sus pequeños descubrimientos cotidianos. La pasión que Jessica muestra ante todos sus hallazgos se ve respaldada por el asombro de Marilyn y Augusto ante la enorme piedra blanca que descubre entre un montón de rocas sin interés. Marilyn (que sabía de todo), les hace saber que eso tan liso y perfecto no es una piedra, sino un huevo de pollo. Cuando al cabo de los días el huevo se resquebraja y un simpático animal verde escamoso sale de él, los tres batracios gritan al unísono: ¡un pollo!

Jessica y él se vuelven inseparables, cuidan el uno del otro, nadan, pasean, disfrutan. Jessica y el pollo hasta filosofan en sus largos paseos juntos hasta que, un día, un pájaro les informa de que la madre del pollo está desesperada buscándole por todas partes. Deciden ir a su encuentro y se encuentran con la más extraordinaria criatura que jamás han visto. Habla con voz suave y en cuanto ve al pollo dice: “Ven aquí, mi dulce y pequeño caimán”.

Cuando Jessica cuenta a Marilyn y a Augusto lo que acaba de suceder, no pueden parar de reír:
¡Caimán! ¡Qué cosa más tonta!

Pues eso, Leo. Acierto seguro.

Los dos osos

PORTADA

¡Aquí están nuestros dos osos!
Durante unas semanas nos vais a permitir que compartamos con vosotros la intensa caminata de “Los dos osos”, que hoy empieza su andadura hacia la edición.
Hoy comienza, en la plataforma de crowdfounding Verkami, la campaña de este álbum ilustrado infantil que sentimos muy cerca en KIRIAKIbooks. Os dejamos el enlace en el que podéis conocer mejor a nuestros osos:

http://www.verkami.com/projects/13155-los-dos-osos

Os iremos informando sobre este embrión de álbum infantil, lleno de humor y de ironía.
Bienvenidos a nuestro viaje.

¿Qué hacen los niños?

que hacen los niños

A: Nikolaus Heidelbach I: Nikolaus Heidelbach E: Libros del Zorro Rojo, 2011 (1ªE: Beltz&Gelberg in der Verlagsgruppe Beltz, Weinheim und Basel, 1999)

¿Qué hacen los niños?, pues puede que de vez en cuando sean obedientes, puede que nos ayuden a poner la mesa o que hagan su cama, puede, incluso, que de vez en cuando cojan un libro y se pongan a leer, pero lo que desde luego hacen es todo lo que nos enseña este álbum.

Se supone que Aurelio espera a su papá pero está aprovechando el tiempo como ningún adulto (en espera) podría conseguir. Benjamín ha ideado el método ideal para cazar un pájaro y pasar inadvertido. Cándido emprende un camino sin retorno, para desgracia de su hermano pequeño, haciendo negocios con el mismísimo Belcebú. Domingo se va de viaje con todas sus consecuencias…

La metafísica reflexión de Gregorio frente a un tremendo anuncio de lencería femenina, el pavor de Froilán al recorrer un museo que sus padres le recomendaron con fervor, el vergonzoso sueño de Jonás, a punto de que le marquen un golazo bajo la atenta mirada de su querido peluche y sin pantalones…

Cómo Lázaro se toma en serio el cuidar de su hermana (adosando al carrito un montón de herramientas punzantes disuasorias), cómo Manuel toca su guitarra-hermana, o la habitual apuesta de Orlando con sus amigos (veasé: a ver quien mea más lejos), las conocemos bien.

Todos estos personajes cuyos nombres comienzan por todas y cada una de las letras del abecedario, desde Aurelio hasta Zacarías, logran meternos por un momento en la mente de los niños que son traviesos, compasivos, divertidos, maquiavélicos, vergonzosos, enamoradizos, payasos y cabritos a partes iguales.

Sí, sí, los vuestros y los nuestros. Sin remilgos ni exageraciones, la vida misma.

Nos hemos reído mucho.

Theo y Dios

theo y dios

A: Kitty Crowther I: Kitty Crowther E: Editorial Corimbo, 2011 (1ªE: l´ècole des loisirs, París, 2001

A ver, no sabemos por dónde empezar; un álbum ilustrado que nos habla de Dios, pero el cielo no es azul ni la hierba verde. Hay animales, sí, pero no son ni tigres ni leones lamiendo la mano de un niño. Se trata de una historia que, así como quien no quiere la cosa, trata la relación del hombre con su dios, sea el que sea, espiritual o material.

Theo, el personaje que nos representa, se encuentra con una gran cosa blanca informe al borde del camino y, con más miedo que curiosidad, le pregunta quién es; “- Soy Dios -”, contesta, “- ¿El Dios?-“ dice Theo, “-No, un dios-“ responde la masa. “-Pues no me lo imaginaba así-“.

A lo largo del día que disfrutan juntos, Theo ve cómo el dios se transforma en cuantas criaturas se le ocurren (conejo, ciervo, indio, vaquero…), cómo lo asusta al tomar el aspecto de un peludo gorila, cómo lo tranquiliza al transformarse en su propio padre (biológico…)

Da igual creer o no creer, este álbum no trata de eso; habla de creer en nosotros mismos, de tomar conciencia de nuestras capacidades, de valorar lo que sabemos hacer, y todo esto así, para niños (os prometemos que no es un libro de auto-ayuda, te partes…)

Nos hemos reído cuando el dios nos cuenta que le encantaría saber nadar, pero que su condición divina sólo le permite andar sobre las aguas, cuando envidia a Theo por saber hacer una tortilla de cebolla o cuando suspira por aprender a trepar a los árboles, ya que lo “único” que sabe hacer es elevarse y levitar.

La silueta fosforita de “la cosa”, la satisfacción de Theo tras la divina conversación que le hace sentirse importante, la señora diosa leyendo en el periódico una noticia sobre vida extraterrestre y la taza de “I ♥ GOD” han conseguido que nos rindiésemos a los pies del dios de Theo.

Interpretaciones varias, atractivísima ilustración y muchos detalles.

De los buenos buenos.